>Pasa por favor, te esperaba…

Publicado: 6 octubre, 2009 en Reflexiones

>Hace algunos años, en una clase de lengua castellana en el colegio, descubrí el que se convirtió en mi poema favorito. En un principio simplemente por su belleza simbólica, pero algunos años mas adelante, cuando se presento en mi vida el primero de muchos fracasos amorosos, fue cuando finalmente comprendi´ en toda su extensión la profundidad de este poema, titulado, “Los versos mas tristes”

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.”

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.

La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.

Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.

Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.

La noche esta estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta.

A lo lejos.Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.

Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.

Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.

Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,

mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque este sea el ultimo dolor que ella me causa,

y estos sean los últimos versos que yo le escribo.

Esta maravilla escrita por el poeta chileno Pablo Neruda, define como pocos el sentimiento que ahora mismo me embarga.
El vació vuelve a sentarse a mi lado. Y me susurra preguntas para las que no tengo respuesta.
Preguntas que se convierten en nudos que suben desde mi pecho hasta la garganta.
Y ese dolor, ese vació, hacia tiempo que no me visitaba de esta manera, instalándose como una visita inconveniente, en el salón de mi pensamiento y rebuscando que hay en la nevera, sin pedir permiso siquiera.

Hace que las dudes me asalten, y que mayor enemigo hay en estas situaciones, que la duda, la duda y la esperanza.
Puede parecer que me contradigo, pero como reza el titulo, sabia que el vació iba a volver tarde o temprano. Es una de las pocas cosas de las que podemos estar seguros en esta vida.Es el único amigo que jamas nos fallara ni abandonara: el dolor.
Decía el príncipe Sidharta,(Buda), que la vida es dolor, y la fuente de ese dolor es el deseo; deseamos cosas, que generalmente no conseguimos y ese fracaso nos produce dolor, por consiguiente el que no desea, no puede perder y por ende no sufre.
Pero es una característica indivisible del ser humano desear, es el deseo lo que nos hace como somos y es la fuente de todo lo bueno y también de lo malo que hay en nosotros. El deseo de conocimiento, de felicidad, de paz o de amor. Pero también el de poder, dinero o sexo. Es lo que hace que este mundo rastrero se mueva.

¿Donde quiero llegar con todo esto?, muy sencillo. Continuamente creamos espectativas en nuestra vida, que al no cumplirse nos hunden en la mas absoluta oscuridad, y lo que es mas irónico de todo esto es, que a veces para que unas personas puedan alcanzar ese deseo que tanto ansían, otras, deben perder aquello que aman.

Hablemos de la noche. Que difícil es ver las horas pasar lentamente, recordándote aquello que no volverá a ser. Joaquin sabina, muy acertadamente lo resumía con: “Tarde en aprender a olvidarla, 19 dias y 500 noches…”, o el mismo Neruda, en otro de sus grandes poemas, decía:

“Por que me vendrá, todo el amor de golpe,

cuando me siento triste,

y te siento lejana.”

En definitiva, en uno de sus poemas mas celebres, William Blake nos decía que, “Cuando las puertas de la percepción se despejen, el hombre vera el mundo, como realmente es, infinito.”Yo mas bien pienso, que es el desamor el que al devolvernos a la realidad nos hace ver el mundo como es en realidad, una basura.

Sin poco mas que decir, aquí termina algo, que empezó en un bar de rock & rol de la playa.
Con una mirada picara y una preciosa sonrisa. Para terminar y siguiendo con mi costumbre, cito una estrofa de una canción de Bebe, como despedida y homenaje:

volaste al rededor de la luna con ella

le pediste que nunca se fuera

y ella respondió mi amor siempre estará cuidándote

y la dejaste volar

y tus ojos lloraron hasta doler

pero solo tu sabias que así tenia que ser

Que así tenia que ser…

Un placer, compañera de viaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s