>Un año sin ti…

Publicado: 23 enero, 2010 en Reflexiones

>

Hace un par de días se cumplió el triste primer aniversario de la muerte de Sara. Ya hace un año…, es curioso como pasa el tiempo.
Sarita compartio conmigo toda su vida, y la mitad de la mia. Era un miembro indispensable de la familia, que con su dignidad felina, aportaba un poco de paz a esta convulsa casa.
Ella vigilaba sus dominios domésticos, desde su trono amarillo del salón. Y nos miraba divertida, seguramente pensando:- “Están locos estos humanos.”

No se muy bien como hacer honor a su recuerdo, con mis torpes palabras, pero desde luego, algo se retuerce hoy en mi interior, invitándome a compartir contigo, algo de lo que se me murió aquella madrugada eterna. Que no fue solo una gata, o una mascota. Fue en cierto modo, lo que me llevo a escribir hace tanto tiempo. Mi creencia firme en que hay ahí fuera, algo mas de lo que palpamos con nuestras incrédulas manos. Algo que solo se puede describir usando la poesía, y algo de lo que sin ningún genero de dudas forma parte el gato. ¿Que tendrá este animal?, que fascina a propios y extraños con sus pasos pícaros y elegantes.
Yo se que desde que llego a este mundo, (a mi armario para ser exactos), se gano mi corazón y mi mas profundo respeto y admiración desde aquel día, hasta la noche de su muerte.
Durante toda mi vida, le he dedicado poemas, mas o menos acertados, Pero jamás logré plasmar en papel lo que realmente significó para mi.
Muchos lo han intentado, desde luego plumas mas ágiles y versadas que la mía. Pero nadie siquiera a llegado a rozar la superficie de el maravilloso misterio que supone el gato.
Aquellos que amamos a estas criaturas, y que en algún momento hemos compartido nuestra vida con ellos, conocemos bien esa sensación de orgullo que significa sentirse compañero de tu gato. Y digo bien, compañero, porque los gatos no hacen amigos facilmente, y como decía Neruda, “Yo no suscribo, yo no conozco al gato”.
Solo se, que hace una año desapareció de mi vida, ya que no de mi recuerdo, una de las dos cosas mas bellas que han pasado por ella, que poco sabia yo, que meses después me abandonaría la otra…
Se bien, que ahora estas en algún lugar inspirándome y susurrandome versos al oído como antaño, y que si algún día nos reencontramos, volveremos a compartir tardes de lectura y sofá.
Hasta entonces, sigues siendo una anotación en mi larga lista de cuentas pendientes con Dios, signifique lo que signifique esa palabra…
Ven, bello gato, a mi amoroso pecho;
Retén las uñas de tu pata,
y deja que me hunda en tus ojos hermosos
mezcla de ágata y metal.
Mientras mis dedos peinan suavemente
tu cabeza y tu lomo elásticos,
Mientras mi mano de placer se embriaga
al palpar tu cuerpo eléctrico.
A mi señora creo ver. Su mirada
como la tuya, amable bestia,
profunda y fría, hieren cual dardo,
Y, de los pies a la cabeza,
un sutil aire, un peligroso aroma,
Bogan en torno a su tostado cuerpo.
El gato.Las flores del mal-Boudelaire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s