NOSOTROS, EL PUEBLO…

Publicado: 14 abril, 2013 en Filosofía, Política., Reflexiones
Etiquetas:, ,

Con estas simples, pero determinantes palabras – We, the people-, comienza la declaración de La constitución de Los Estados Unidos de América. No es de este documento de lo que quiero hablar hoy, aunque sí me sirve de enlace, con otra carta magna, también yankee que me inspiró.

Que nadie se lleve las manos a la cabeza, no voy a declararme a estas alturas admirador de los Norteamericanos, eso sería como declararme creyente, seguidor del Real Madrid, amante  de la caza y la tauromaquia, racista, votante (a estas alturas da igual ya de que partido…) o seguidor de Star Trek… (perdón por la broma) NO!, en absoluto, aparte del cine y el cómic, hay pocas cosas que me llamen la atención de ese país. Pero -al César lo que es del César- sus padres fundadores primero, y los valedores de la constitución después, sí plantaron la semilla tanto en La declaración de Independencia y en La Constitución, de un factor muy interesante, al menos a mí parecer. En las leyes fundamentales de esa nación que allá por finales del siglo XVIII apenas estaba en pañales, ya se recogía las armas jurídicas que protegían al propio pueblo (al menos en teoría..) contra el mismo gobierno, y los diferenciaba claramente. No el pueblo de tal o cual estado. Nosotros, la gente, las personas. Esto sienta una de las bases de lo que quiero decir. La gente como “ente” separado del estado, porque aunque pueblo y estado deberían ser lo mismo, creo que nunca han estado tan separados como ahora. Lo que me lleva a la segunda referencia, la declaración de independencia. La cual recoje en su preambulo lo siguiente:

[…Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios, el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad…]

Por supuesto se muy bien que ambos documentos redactados a finales del XVIII hay que analizarlos en el contexto de aquella época, y obviamente se que esto no es EE.UU pero el enemigo de aquella época, ya fuese el rey Jorge o los terratenientes ingleses que se negaban a perder las colonías de America, siguen “reencarnados” -y que se entienda el símil- en los politicos, mega-banqueros y loobys de hoy en día.

Centrandonos en el hoy y en el ahora, nosotros el pueblo, seguimos explotados y maniatados, puede que ya no se trate de las tasas del té o del algodón, pero seguimos pagando impuestos abusivos a un monarca tirano y sin escrupulos como son los bancos y los poderes que hay tras ellos. Y no me refiero a la pequeña sucursal de la esquina. Son los bancos ubicados en inmensas torres de cristal, para los cuales sólo somos numeros, cifras que tienen que cuadrar en el “haber”, y que si no es así, basta con pulsar “reset” en sus teclados.

Como siempre tiendo a hacer, ramifico demasiado y pierdo más que gano al intentar poner en antecedentes, pero te aseguro, que todo esto tien un por qué en mí cabeza, que a continuación, intentare exponer.

No hay más que poner la televisión, leer la prensa o tener una charla con una vecina en el ascensor para palpar ese malestar etereo que hay en el aire.

Hace unos días por ejemplo mi amiga Sara nos llamó a unos cuantos amigos para echarle una mano con unas chapucillas en su piso. Aparte de por ayudar, acudí a la cita para ver a gente a la que hacía mucho tiempo que no veía. Una vez habíamos terminado la picaeta con la que Sara nos “pagó” el favor, los allí reunidos nos pusimos a arreglar el mundo, mientras disfrutabamos de el cafenet de despues de comer. Y surgió el tema de siempre, lo mal que esta todo, la sensación de engaño, de tomadura de pelo que creo compartimos todos los ciudadanos. Al hablar de amigos comunes, el que no estaba en paro, trabajaba en condiciones pauperrimas o apenas llegaba a fin de mes.

Más tarde y como pasa siempre entre dos amigos que han compartido buenos momentos disfrutando de algunos gustos musicales ( 1º en el Pig, y una vez incluso compatiendo escenario.)  que tenemos en común, Ivan me comentó si había visto el ultimo video de Reincidentes. Aparte de por que es un grupo que nos gusta mucho a ambos, sino tambien porque dicha canción habla precisamente de todas las revueltas y movimeintos sociales que están ocurriendo a lo largo de todo el estado.

Busqué la canción y como siempre consigue ese grupo sevillano, me inspiró.

Se muy bien que no hace falta mucho para inpirarse ultimamente, tan sólo hay que salir a la calle, o poner la tv, pero, aunque admiro a los grnades de la canción protesta, y al igual que ocurre con la poesía, las cosas pueden decirse de muchas maneras, pero en ocasiones, sólo hay una manera de decir la verdad.

Se que parece confuso, pero poco a poco las piezas irán encajando.

La canción ( Al asalto! se llama ), habla de la rabia acumulada en la población, y lo hace como sólo la garganta de Fernando Madina puede hacerlo.

Quién hoy en día no se vuelve loco de indignación y rabia al ver las noticias. Quien no enloquece cuando se cierran escuelas y hospitales pero sinembargo se sigue manteniendo a la iglesia. Un día tras otro nos levantamos de la cama con un nuevo escandalo. Un nuevo politico, banquero, miembro de la familia real… el mismo perro con distinto collar, que se está llenado los bolsillos a costa de robarle al pueblo lo que tango esfuerzo costó lograr.

Y si eso fuese poco, ahora tratan de criminalizar hasta nuestro derecho de protesta. Ahora que la gente se organiza y apunta con el dedo a los culpables, ahora que incluso llaman -literalmente- a las puertas de sus casa, ahora somos nosotros los delincuentes.

Me indigna, me sube bílis por la garganta cuando veo a los contertulios en sus sacro-santas tribunas de opinión, sembrabndo la duda y misería de las mentes de sus poco criticas aundiencias. En este puto estado de pandereta, en los medios de comunicación, en la imagen que se intenta trasladar al exterior, lo execrable, lo horrible, lo vergonzoso…, no es que dia tras dia haya una auntentica snagría de personas que lo pierden absolutamente TODO, en este puto país de ladrones, curas y putos ignorantes, lo malo es que el pueblo se organiza y señala con el dedo a la cara de los culpables y sus complices. ¿Es qué nos hemos vuelto definitivamente todos locos?. Ahora resulta que el crimen no es que ciudadanos inocentes pierdan sus hogares, el crimen es que el pueblo se defienda (por fin) y acose legítimamente a los culpables y sus cómplices. Debe entrarnos en la cabeza,de una ve por todas y para siempre, que la vida de un político no es mas valiosa-EN ABSOLUTO- que la de cualquier ciudadano inocente. No señores¡ a mi no me importan los el “acoso” que están sufriendo los políticos en sus casas, lo que a mi me quita el sueño es el pueblo, la gente , mis hermanos y compañeros. Desde los medios de desinformación se nos bombardea con lo criticable que es este nuevo fenómeno de los “escraches”. No es un drama la situación de las victimas sino que debemos de preocuparnos por los verdugos. Si no fuese algo tan triste, sería para echarse a reír a carcajadas. El españolito de a pie esta acostumbrado a que se le engañe y manipule (ahí tenemos la transición sin ir más lejos…), pero lo que los poderes facticos y sus amos en la sombra están haciendo esta vez, creo que es una pelota demasiado grande como para bajar por nuestras crédulas aunque cansadas gargantas.

Si usted pertenece al PSOE o al PP, es cómplice de lo que está ocurriendo y no me preocupa lo más mínimo su bienestar. No me importan sus hijos ni esposas, porque usted no se preocupa por los padres, maridos, hijos, esposas, personas al fin y al cabo que están perdiendo en algunos casos literalmente, su vida. Porque cada uno de los suicidios que se han producido en los últimos tiempos, pesará para siempre sobre vuestras cabezas. Puede que este corrupto gobierno o los traidores pseudo izquierdistas de la oposición, no hayan puesto la soga alrededor de los cuellos, pero desde luego que han apretado el nudo. La vida de cien políticos corruptos ni la de cien usureros vale infinitamente menos que la de un sólo ciudadano inocente. Y eso es algo que ustedes han olvidado. Se han producido cientos de suicidios directamente relacionados con la crisis desde el 2008, sin embargo aún no hemos tenido noticia de ningún político ni banquero que se haya metido una pistola en la boca llevados por la vergüenza, quizás es que estas alimañas carecen por completo de esa cualidad humana. Si en gobierno, en la oposición, o en los medios, hubiera un poco de vergüenza, se hablaría más de los dramas que se pueden ver a diario en los saturados comedores sociales de este estado, y no se preocuparían tanto de los culpables.

Nosotros, el pueblo, estamos cansados y saturados, en un mundo que ya de por sí, lo esta aun más. Nosotros debemos salir de esto, no la UE, no la camarilla corrupta del PPSOE. Y como tal, debemos encargarnos de nuestra liberación, porque cuando el barco se hunde, las ratas son las primeras en abandonarlo, y aquellos que deberían arreglar el desaguisado que ellos mismos produjeron, están muy ocupados llenándose los bolsillos.

No me he olvidado de aquello de la declaración de independencia ni de todo aquello que unos cuantos masones con grandes aspiraciones de poder escribieron allá por la década de los 80 del siglo XVIII. Aquellos documentos, como lo son todos los escritos por el hombre, son sólo palabras, que sirven para inspirar, no hay más que ver los actuales EE.UU, pero la intención, la pureza con la que se redactaron, sigue absolutamente vigente. Se perfectamente y lo repito que esto no es Norteamérica, pero las palabras y promesas de libertad no tiene color ni etnia, y creo que legan a cualquier corazón receptivo. Ya lo dijo Víctor Hugo: “-Imputar la revolución a los hombres, es imputar las olas a la marea…”. Y a lo que iba en un principio, este gobierno ha olvidado, que no hace falta que lo ponga en la constitución, el sentido común ( el cual los políticos poseen en igual cuantía que la vergüenza…) dicta que cualquier gobierno tiránico debe ser combatido.

No he querido hoy, quizás lastrado por todo el tiempo que llevaba sin ponerme delante del teclado, escribir para que quedase bonito, esto ha sido una declaración escrita con la vesícula biliar, pero eso no le resta valor, y aquí entronco con lo de la canción de Reincidentes ( por cierto, muchas gracias Iván tenias razón, suena a Reincidentes de los de antes ), valoro como el que más a los grandes autores y poetas, pero a veces, hay verdades tan sangrantes, que tiene que decirse a pleno pulmón y sin florituras.

Resistir no es sucumbir  al atropello, oh no.

Reaccionar con furia no sólo es un derecho, oh no

Cómo puede ser que no me caliente a punto de explotar

! ¡Cómo puede ser que no me reinvente la felicidad!

Deshauciar a los banqueros y al degúello, qué bien!

y colgar a los políticos comprados por el cuello, y adiós!!!

Reincidentes. Al asalto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s