Desafío de los 30 días. Día 3.

Publicado: 3 noviembre, 2014 en "Frikismo", Juegos de rol
Etiquetas:,

blue-opaque-triantakohedron-30-sided-dice-1-ea

¿Prefieres hacer un spin-off, o jugar una aventura independiente?

Bueno para empezar quería decir que ya he corregido el texto de ayer. Tengo un teclado algo selectivo al que le da por comerse letras, y sin más preámbulos, vamos con la tercera pregunta.
Creo que este es uno de esos casos, en los que no se puede contestar blanco o negro ya que en mi caso no se trata de una cosa ni la otra, aunque sea simplemente por una mera cuestión semántica. ¿qué quiero decir con esto?, tratare de explicarme:
Entendemos spin-off como una continuación o más bien una derivación o evolución de un producto en otro subproducto, relacionado con el primero pero claramente independiente y distinguido de este. En términos coloquiales, una película o serie de televisión ( o de cómics ) que surge de uno o varios de los protagonistas de la “original”.
¿Por qué digo diferir en esto?, simplemente sí que es cierto que yo entiendo las campañas de rol -y uso ‘campañas’ como periodo largo de jugar a un mismo juego, no como conjunto de aventuras interrelacionadas entre sí- casi como una serie de televisión, es decir siempre como un continuo, aunque las aventuras no estén directamente relacionadas, en mi mente, siempre tienen un fin común y más o menos sí bien no previsto propiamente dicho, sí al menos pensado hasta cierto punto.
Con esto, y para contestar a la pregunta del desafío de una vez, quiero decir, que no me gustan las aventuras absolutamente independientes, de hecho siempre he sido enemigo acérrimo de esas partidas con gente no habitual, de crear personajes para jugar 3 o 4 horas y después no volver a tocar ni el módulo ni los pj’s. Para eso veo una peli.

Lo más parecido a un spin-off que hice, además durante años, tanto en tiempo real como en tiempo dentro del juego, fue  usar a un villano que me encantó y que amargó la vida de mis investigadores en una campaña. Me las arreglé para que sobreviviese y se lo estuve “encasquetando” a mi grupo de La llamada de Cthulhu durante mucho tiempo, para asustarlos y pararles los pies de vez en cuando.
El tipo en cuestión -los veteranos del Cthulhu no lo habrán olvidado- era Carl Stamford. Sumo sacerdote de La orden hermética del crepúsculo de plata, y malo malisímo de la campaña Las sombras de Yog-sothot. Este hechicero que contaba en su haber con un POD 40 y todos los hechizos del manual de reglas y alguno que otro más, era más bien un hechicero de juego de espada y brujería colocado por “error” en un juego de horror en los años 20′. El carisma de este Pnj, tanto el que reflejaba su ficha -18- como el que terminó desarrollando, hizo que volviese a él una y otra vez, para mi disfrute personal y terror de mis jugadores. Tanto fue así, que cuando finalmente decidí sacarlo de la vida activa de mi campaña,le escribí digamos como “epitafio” una aventura larguísima llamada En busca de la ciudad del sol poniente. Obviamente inspirada en el relato homónimo , en la que Mr Stamford lejos de ser derrotado, se convertía en un Grande de Las tierras del sueño lovecraftianas. Nunca volvió a molestarles, pero sí fue una sombra, una nube oscura en el horizonte de mi grupo de investigadores de los mitos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s