Archivos de la categoría ‘Poesía’

Sin sueños…

Publicado: 21 diciembre, 2014 en Amigos, Animales, Filosofía, Hurones, Poesía, Reflexiones
Etiquetas:,

Decía Charles Bukoski en su poema sin sueños:

“…Las camareras de pelo gris
en los cafés por la noche
se rindieron,
y mientras camino por las veredas de la luz
y miro las ventanas
de las casas de las enfermeras
puedo ver que ya no es
con ellas.
veo gente sentada en los bancos de la plaza
y puedo ver por la manera
en que se sientan y miran
que se acabó.

veo gente manejando autos
y veo por la manera en que manejan sus autos
que ni aman ni son
amados
ni consideran el sexo
está todo olvidado
como una vieja película.

veo gente en las tiendas y supermercados
caminando por los pasillos
comprando cosas
y puedo ver por la manera en que
les queda la ropa y por la manera en que
caminan y por sus caras y sus ojos
que no les importa nada
y nada se preocupa
por ellos
puedo ver cien personas por día
que se rindieron
del todo

si voy al hipódromo
o a algún espectáculo deportivo
puedo ver miles
que no sienten nada por nada o
por nadie
y no reciben
ningún sentimiento.

por todas partes veo a aquellos que
no mendigan nada sino
comida, refugio y
ropa, ellos se concentran
en eso,
sin sueños.

no entiendo por qué esa gente no
desaparece
no entiendo por qué esa gente no
expira
por qué las nubes
no los asesinan
o por qué los perros
no los asesinan
o por qué las flores y los niños
no los asesinan,
no entiendo
supongo que ya están asesinados
sin embargo, no puedo acomodarme al
hecho de que existan
porque son
demasiados

cada día
cada noche
hay más de ellos
en los subterráneos
en los edificios
en los parques

no sienten terror
por no amar
o por no
ser amados.

tantas tantas tantas
de mis criaturas
compañeras…”

Y en días como el de hoy, o más bien temporadas o periodos como el de hoy, suscribo cada palabra, desde luego sin el peculiar y toscamente bello estilo del poeta norteamericano.
Estas putas fechas que no deberían afectarme, me deprimen sin embargo. A pesar de tener trabajo nuevo -que no está mal por cierto, aunque mi quejumbrosa espalda no opine lo mismo, este 2014 ha sido otro año clon a los últimos, otro año sin terreno fértil para tener sueños ni ilusiones, más allá de que estas sean fácilmente alcanzables, o al menos así me parecen a mí. Cuando uno sólo desea ya tener un traguíto dulce entre tanta y tanta hiel.
Ahora tras descansar el fin de semana, y a horas de irme a la cama para emprender de nuevo una semana de trabajo, algo más corta eso sí, descargo mis frustraciones en estas páginas anónimas y virtuales.He estado toda la tarde leyendo en la terraza, y el hecho de la ausencia de la jaula de Logan y V, donde tenía por costumbre reposar los pies cuando leo en la terraza, me ha traído otra ves esa pesada sensación de vacío, como un jersey demasiado grueso cuando aun no ha empezado el frio. Esa sensación incomoda aúna en una sola, todas esas pérdidas que más o menos importantes han ido sucediendo a lo largo de este – otro – annus horribilis.
A veces no somos conscientes del todo de esos pequeños cambios, que se dan tan paulatinamente que casi dudamos de que estén ocurriendo, como los sutiles aunque constantes avances en las tecnologías, o las asfixiantes leyes con las que este gobierno agonizante quiere poner el nefasto colofón a su criminal gestión, bajando y bajando cada día un poco más el volumen de nuestra voz, hasta que al final sólo podremos hablar en susurros. Como esos actores que has visto durante toda tu vida en la pantalla, y un día descubres en las noticias casi de pasada que han muerto. Quizás morir es eso, que hablen de uno en pasado y casi de soslayo.

Acompañándome mientras escribo en esta habitación/cubil/refugio mío, Marea desde el pc me dice -bajito para no interferir en la escritura- que:

“…voy a desligar las tibias de este diábolo sombrío
que hay veces que no se acuerda
de que sigo siendo un niño,
y sé que no habrá sedales cuando te hiera mi ausencia,
ojalá me quieras libre, ojalá me quieras,
yo te querré deshecho, te querré en la roca viva,
te querré en todos los versos
que no quieran tus pupilas,
yo te querré en la acequia, te querré en la cumbre fría,
te querré cuando el fantasma de tu voz venga a por mí…”

Hay determinadas canciones, al igual que pasa con ciertos poemas, que a pesar de su tristeza -o precisamente por esta…- que me sirven de pararrayos contra las penas de estas putas y manidas fechas, como el aceite que te impermeabiliza del agua…
Volviendo a lo de las ilusiones fácilmente alcanzables y la ausencia de sueños del principio, no niego que me dejo llevar por la corriente de la reciente pérdida del último eslabón que quedaba de una larga etapa de mi vida. Mientras Logan vivía seguía teniendo en cierto modo a V con él, pero ahora me doy cuenta de que ya no existen ninguno de los dos. Tan “sólo” en fotos y vídeos de móvil en momentos congelados en el tiempo que me parecen ahora sumamente remotos. Como me parece remota cualquier cosa que no sea conducir como un maniquí de casa al trabajo, o mucho más incluso, estar aquí, “básicamente” dejando pasar el tiempo. Cuando uno se da cuenta de que por mucho que le joda, esas horas de radio del sábado por la noche han perdido su sabor añejo, y el opio del fútbol ha roto su hipnosis, cuando uno como decía, recuerda que nunca recuerda ( valga la redundancia ) sus sueños, quizás se deba, a que ya no los tiene.
Decía Paulo Coelho que “…si deseas mucho algo, el universo entero conspira para que se cumpla…” , esta gilipollez new age que viene a significar que si quieres algo, trabaja para conseguirlo, o ” hazlo o no lo hagas pero no lo intentes…” que dijo aquel. Me río de esta tontería new age como decía, hay muchas pequeñas cosas que he deseado y deseo, cosas a mi modo de ver muy asequibles, se antojan quimeras justo cuando creo rozarlas con las yemas de los dedos. A veces la simple ventanilla de un coche que se apresura a marcharse es como un muro con alambre de espinos, y unos pocos kilómetros se tornan un océano. A veces cuando deseas mucho algo, el universo te mea en la cara, pero eso sí, se toma una cervecita a tu salud para volver a tener munición pronto.Sin embargo al mismo tiempo me pregunto, qué sería de una persona como yo sin sueños. Nos legó Neruda que “sólo el gato nació completo y sabe lo que quiere…” todas las demás criaturas del universo sueñan ser algo, tener algo, simplemente soñar algo…
No creo en absoluto ser la excepción, pero no tener siquiera esos pequeños sueños, que son para otros como las hojas que no te molestas en limpiar porque quedan debajo del seto y no se ven, como esa moneda que tiene menos valor que el hecho de agacharse a recogerla. Por muy cínico que me estén volviendo los años y la vida, no puedo renunciar a soñar. Eso sería renunciar a mi nombre o a mi cara.
Lo bueno de soñar es que cada noche tenemos una nueva oportunidad. También la tendremos al comienzo de el nuevo año, como si el hecho de ponerle un numero a cada día lo distinguiese de su predecesor o del que le seguirá, de ese único día primigenio que se repite una y otra vez at nauseam. Sobre el 2015 tengo pocas certezas, seré más viejo, tendré menos pelo y más canoso, seré más cínico y amargado. A las noches de Milenio 3 y a los partidos les faltará algo, algo pequeño como esos sueños que la gente descarta cuando sacude el mantel. Sé también que el nuevo año me encontrará mucho más solo que el anterior pero con esos sueños pequeñitos guardados con celo aún en mis bolsillos.

“…Te vas y no te vas
y cuando vienes
rezo para que los trenes
se equivoquen de estación…”

J. Sabina

 

 

Anuncios

Apátrida

Publicado: 19 febrero, 2012 en Poesía

Hoy quiero abarcarte entera,
quiero que seas el país,
de este corazón apátrida.
Hoy quiero ser tu tierra,
patria de mares eternos,
donde librar mis guerras.
Ser tus horizontes
pero jamás tus fronteras.
Y que tus manos acaricien en mi barba,
mil hectáreas de verde hierba.
Arrastrarme por el oasis de tu vientre
hasta calmar la sed de mi lengua.
Escalarte,
tan alto,
tan arriba…
hasta dibujar en mis mapas,
el lienzo de tus estrellas.
No me importa cuantos caminos antes,
hayan surcado tu piel de tierra amarilla,
tu espalda de baladre y pena
Para mi eres selva virgen,
para mi…
eres carne rocosa y blanca arena.

John 19-2-2012.

>Tristeza.

Publicado: 12 octubre, 2010 en Poesía

>Qué me traes en esta fría hora?
en la que sin embargo sonríes perecedera,
enseñándome tus dientes de mármol,
con aliento de madreselva.

Qué escondes bajo tu sayo?
ese de tierra fresca,
por qué rebuscas en mis heridas?
por qué te la llevas a ella?

Dime tú que tanto has visto,
donde alimentare la hiedra?
donde está la morada ultima de mis sueños?
donde el fin de mi pena?

Por qué tantos días idénticos?
plateados de luna llena,
cegado de estímulos, nada en los versos,
en la garganta sólo hiel negra.

La amable esperanza
es una amiga cruel y embustera,
que llena mis oídos de veneno,
mientras se lleva mucho más de lo que deja…

Quedate sólo esta noche,
no me dejes…, compañera,
todos te rehuyen ignorantes,
más yo te amo, tristeza…

12-10-10
John

>Yo tambien moriré…

Publicado: 14 julio, 2010 en Poesía

>Yo también moriré,

y mis ilusiones tan solo serán larvas,

seré “aquel”, seré “ese” y ya nada importará.

No habrá mas mañanas, no habrá mas días,

y se teñirá de ocre el recuerdo de los que me amaron.

Yo también moriré,

será como si jamás hubiera existido,

bien y mal serán solo niebla,

amor y odio, solo palabras sin sentido.

Morirá conmigo todo aquello que hice,

yaceré en el limbo de los sin nombre,

pues nada habré aportado a esta tierra de odio,

y nada será mi legado.

hojearan mis poemas mal escritos,

aquellas que los recibieron,

y comprenderán con un escalofrío,

que siempre hablé de este momento.

Yo también moriré,

y seré pretérito y maldito,

como un susurro entre mis amigos,

como un libro empezado por la ultima pagina,

que todos creen haber leído.

Primero morirá mi voz,

nadie estará seguro de haberla oído.

Dirán: “Si, yo lo recuerdo”

pero sera un recuerdo, no sera mi voz.

Depues morirá mi rostro,

marchito, mudo, corrompido.

y las fotos mentirán,

como solo ellas saben hacerlo.

Dirán que también fui feliz,

sonrisa tímida e imperecedera,

en un eterno semblante serio.

Mi letra caótica e infantil,

recordará que siempre anhelé este momento,

desde que llegué gritando a este mundo,

y hasta que lo abandone en silencio.

No habrá grandes gestas,

no dejaré nada hecho.

Amigos y palabras, libros, esperanzas y besos,

edificios, viajes, experiencias, incluso la tristeza y el miedo.

Nada…,solo nada, gusanos, olvido y destierro.

Volveré al barro primigenio de donde surgí,

y mi alma, por fin libre,

se disipara con el viento.

Conceptos, como lucha, justicia y libertad,

serán gusanos,

solo eso…

Yo también moriré,

y cuando ocurra,

tu tampoco existiras,

ni el pelaje de los gatos,

ni el sabor de la cerveza.

Ni la piel de una mujer,

se acabará todo, incluso la incerteza.

Yo también moriré,

y tan solo seré una lágrima en fechas señalas,

solo un susurro, seré “aquel”,

seré “ese”.

Y mi voz, no será recordada.

John 14-7-10.

>Anoche.

Publicado: 3 marzo, 2010 en Poesía

>Anoche
luna gigante,
en otra cama.
Fluyen lacios los segundos
casi flotando en leche agria.

Entre suspiro y calada
se me aparecieron caprichosos
otra vez,
tus fantasmas.

Tu voz era extraña
como son las voces en los recuerdos,
tus ojos,
esos ojos!!!
mitad picardía
mitad avellana
ahora veneno
para mi bucólica alma.

Me preguntaron,
que recordaba
que sabía de ti
si tengo ya,
el corazón en calma.

El minutero indeciso
mi vigilaba
desde su cobriza plaza,
aunque fue anoche
desde el interior de su pequeño sol,
indeciso…me vigilaba.

No supe que responder
a tus caprichosos fantasmas,
pues
lo recuerdo todo,
se que no te conozco
y mi corazón amargo
ebrio de ausencia
jamas volverá
a estar en calma.

Aunque el minutero
implacable…
recupere su valentía
cuando anoche sea “aquella noche”,
y habiendo caído
del calendario
no quede mas prueba
que este sucio poema
de sucias lineas,
de esa noche de luna gigante,
otra noche
de sucia pena.

Que se muera de una vez,
por favor
que se muera!!!
esta noche lastimera
y me arranque por fin!
el trocito que me resta.
Que se pierda para siempre,
donde moran todas
mis rabietas…

John.

>Nada…

Publicado: 4 enero, 2010 en Poesía

>Y se me saltan los puntos del alma

cada vez que rezo en vano

a tu silencio frió,

a tu mirada ya desviada

a esa lágrima de alegría

convertida ahora solo en lágrima.

Como un pecho que se desgarra

para mostrar el vacío debajo

la indiferencia a los lados

y el amargo dolor,

por encima espolvoreado.

Como polvo de estrellas

de esas ya muertas

de las cuales solo vemos añejos retratos

tiritando en un cielo

cada vez mas resquebrajado,

colgadas cual títere,

de una mano sorda

y ciega a nuestras suplicas vacilantes.

No hay orden ahí fuera,

ni conciencia suprema,

que nos guíe en la negrura.

No hay bondad ni amor

en una despedida camuflada

de calor y recuerdo.

No quedan mas que espinas

que exhalo cada mañana,

al abrir los ojos y ver manchada,

mi cama de tu ausencia,

mi alma de tu aliento

con sabor a viaje remoto

y mi vida enredada en la nada.

Cuan fácil fue engañarme,

creer que habría mas besos,

mas mañanas de té y menta,

otras noches en el valle

que separaba mi tierra,

de tu preciosa tierra.

Casi prepare tu maleta,

cargada de todo menos de mi,

nuevo continente viejo,

nueva experiencia ajena,

nueva vida en la que no entraba la mía…

Si hubiese sabido que seria el ultimo,

aún te estaría besando,

te atraparía en mi rocoso abrazo,

te amaría como los demás aman al mañana,

como los otros aman la vida,

como yo ansió la nada…

John 4-1-10.

>Carta al futuro.

Publicado: 15 diciembre, 2009 en Poesía

>Amigo futuro,

aún no te conozco

porque te escapas

como la inocencia,

y te escondes

como las lineas de una mano amputada.

como un amor de verano,

cuando septiembre se acaba.

Vivo en una incertidumbre calmada,

de días idénticos

y noches demasiado largas.

¿Dónde estás amigo futuro?

ansío mirarte a la cara.

Muchas sendas me conducen,

más no me dejare guiar

por mis incipientes sienes de plata.

Todos hablan de ti;

!todos¡, como si te conocieran,

buscan alcanzarte en vano

siguiendo la única ruta

que no te desvela,

la paciencia y la espera…

Algunos te enarbolan,

cual bandera roji-negra,

y desbrozan cualquier adversidad,

como si fuese verdad

y absoluto, existieras.

Estas ahí,

pero en una bruma

como la libertad,

o la justicia humana.

Ellos, ellos te citan siempre,

con los ojos exaltados

argumentos vacuos

y fé insana.

Amigo futuro no te conozco

en realidad jamas pregunte por ti.

Todos saben como alcanzarte,

me aconsejan y me atrapan,

en una cacofonía de buenas intenciones

que jamás llegan a ningún fin.

No quiero robarte más oro etéreo

aunque si algo te sobra es tiempo,

ni deseo que marques en rojo

el calendario,

pues ignoro cuando nos conoceremos.

John. 16-12.09.

>Cantos de sirena.

Publicado: 24 noviembre, 2009 en Poesía

>

Se me pasa la vida entre sabanas de olvido,
que se marcan en mi espalda al levantarme,
a otra mañana aciaga,
no es verdad lo que nos contaron,
no hay más allá,
no hay más lejos.

No hay amor desinteresado,
ni recuerdos que permanezcan,
eternamente limpios.
Las fotos amarillean en otoño,
y caen del éter de la memoria
para que mi odiada realidad
las pisotee.
Debo desempolvar huellas antiguas
para legitimar el camino andado,
polvo de tierra seca
de largo río
y vetusta piedra.
Piedra vetusta y sagrada,
si es que de esas cosas quedan,
grabada con sangre y esfuerzo,
alimentada desde antiguo
con brujerías y leyendas.
Hechizado, si!, hechizado…
por tus oscuras callejuelas,
por tu lado siniestro e impío
tapado por tantas iglesias.
Catedral levantada por canteros,
dejaron imperecedera huella,
belleza en honor a la nada,
culto enfermo y enquistado
por sacerdotes de hambre calmada.
Montaña primigenia preñada de muertos,
escuela de ciencias y nigromancias,
cantos de sirena,
de otra tierra que ya es mi tierra,
aunque los perdedores no tengamos patria.
Me has robado algo mas que caprichoso tiempo,
te llevaste mi esperanza,
esquiva y sutil como finos granos de arena,
que el viento se lleva sin preguntar
si lo que deja a cambio es pena o calma…
Que duela, por favor que duela!
no quiero olvidar tus plazas,
torres altas,
muros fuertes,
ventanucos oscuros…
imperial Bisagra.
Cantos de sirena me obligan,
a atarme a mi fría casa,
y tapar mis oídos con ignorancia
de esa que te fragmenta el alma.
Otra mañana me alzo,
con las costillas desgarradas,
busca, busca cuanto quieras,
ya no encontraras nada.
Que la pena la lleva uno dentro,
y las palabras son eso,
monedas en el suelo tiradas.
Que no es verdad lo que me contaste,
no hay mas allá,
no hay más lejos,
cantos de crueles sirenas.
En ella me encontraste…
regreso a la nada.
John 25-11-09.

>Oda a su ronroneo.

Publicado: 31 julio, 2009 en Poesía

>

Tal día como hoy, hace algunos años,
nació en el armario de mi vieja habitación, una gatita a la que mi hermana se empeño en llamar Sara.
Digo hace algunos años, porque hace tiempo ya que perdimos la cuenta de cuantos cumpleaños había celebrado con nosotros.
Sabíamos que Sara era ya muy vieja, para los cánones humanos y también para los gatunos.
Hoy es su primer aniversario, que no puede celebrar con nosotros.
La verdad es que a ella el hecho de cumplir años, le traía mas bien sin cuidado.No le suponía mas que trastornos ya que ese día recibía una “ración” extra de apretones y caricias, que no hacían si no restarle algunos minutos de sueño.Eso si, siempre caía alguna pequeña delicatessen con la que recompensar su compañía un año mas.

Su salvaje corazoncito se rindió el pasado enero, a veces creo que esperó hasta que yo regresase a casa, ya que he estado dos años viviendo fuera de Benidorm, y ella decidió marcharse cuando apenas llevaba yo 20 días en casa otra vez.
se que es humanizar otra vez sus sentimientos, pero los seres humanos somos tan obtusos, que solo podemos percibir la realidad, dando por hecho que el mundo y todo lo que contiene se mueve según nuestros parámetros.
Sea como fuere, mi felina musa y yo, tuvimos una relación muy especial, o así al menos me gusta sentirlo a mi. Estuvo ahí, mas de la mitad de mi vida, como antes que ella estuvo su madre, una preciosa siamesa con los ojos azul turquesa mas profundos que pudo concebir la nauraleza.
Fue testigo mudo de mi primer amor, y mi primer desamor, estudios, trabajo, mil visicitudes al fin y al cabo, por las que ella me preguntaba con su inquisitiva y verde mirada.
No pretende esto, ser una larga y triste disertación sobre la perdida y el dolor, si no mas bien un pequeño y humilde homenaje a la que fue una compañera en el sentido mas profundo y amplio de la palabra, un reconocimiento a una criatura de una belleza tal, que arrancó de mi, y de mis torpes palabras algunos de los que yo considero (muy humildemente) algunos de mis poemas mas bellos. Siendo el merito, total y absolutamente suyo.
Hoy no esta aquí tirada en su sillón amarillo, casi convertido en trono de su pequeño reino del salón. Hoy “no me exige caricias con mirada ausente”. Hoy forma parte de esas sensaciones agridulces que llamamos recuerdos y que nos arrancan risas y lágrimas a un tiempo.
Hoy no esta aquí, porque una eterna noche de enero, vi como se apagaba literalmente en mi regazo, vencida por esa enfermedad crónica que llamamos vida. Me gustaría decir que abandono este mundo con su inconfundible mirada de orgullo y seguridad sabiéndose parte de un poema en movimiento. Pero mentiría, no murió en paz, no se durmió lentamente hasta trascender a otro estado. Ninguna criatura merece sufrir tanto, sobre todo, después de habernos acompañado e iluminado nuestra soledad con su silenciosa presencia.
Ya no importa, ahora esta tan lejos que el sufrimiento no puede alcanzarla, y seguro que ni siquiera las lágrimas que en este preciso momento corren por mis mejillas suponen nada para ella.
Solo queda agradecerle tantos años de cariño incondicional, tan incondicional como es el “amor” de estas independientes criaturas.Tantos juegos que alegraron mi corazón y el de mi familia, y el simple hecho de estar siempre allí como co-protagonista de tantos y tantos recuerdos felices.
Me gustaría poder hacer honor a su recuerdo, pero las palabras se me atragantan y me forman una dolorosa bola en la garganta.
Dicen que no morimos del todo mientras alguien nos recuerde, tu no morirás mientras viva.
Para ti Sarita, esta “Oda al gato”, de Pablo Neruda.
Los animales fueron imperfectos,
largos de cola, tristes de cabeza.
Poco a poco se fueron componiendo,
haciéndose paisaje, adquiriendo lunares, gracia, vuelo.
El gato,sólo el gato apareció completo y orgulloso:
nació completamente terminado, camina solo y sabe lo que quiere.
El hombre quiere ser pescado y pájaro,
la serpiente quisiera tener alas,
el perro es un león desorientado,
el ingeniero quiere ser poeta,
la mosca estudia para golondrina,
el poeta trata de imitar la mosca,
pero el gato quiere ser sólo gato y todo gato es gato desde bigote a cola,
desde presentimiento a rata viva,
desde la noche hasta sus ojos de oro.
No hay unidad como él,
no tienen la luna ni la flor tal contextura:
es una sola cosa como el sol o el topacio,
y la elástica línea en su contorno firme y sutil es como la línea de la proa de una nave.
Sus ojos amarillos dejaron una sola ranura para echar las monedas de la noche.
Oh pequeño emperador sin orbe,
conquistador sin patria,
mínimo tigre de salón,
nupcial sultán del cielo de las tejas eróticas,
el viento del amor en la intemperie reclamas cuando pasas y posas cuatro pies delicados en el suelo, oliendo,
desconfiandode todo lo terrestre,
porque todoes inmundo para el inmaculado pie del gato.
Oh fiera independiente de la casa,
arrogante vestigio de la noche, perezoso,
gimnástico y ajeno,
profundísimo gato, policía secreta de las habitaciones, insigniade un desaparecido terciopelo,
seguramente no hay enigma en tu manera,
tal vez no eres misterio, todo el mundo te sabe y perteneces al habitante menos misterioso,
tal vez todos lo creen,
todos se creen dueños, propietarios, tíos de gatos, compañeros,
colegas, discípulos o amigos de su gato.
Yo no.
Yo no suscribo.
Yo no conozco al gato.
Todo lo sé, la vida y su archipiélago,
el mar y la ciudad incalculable, la botánica, el gineceo con sus extravíos,
el por y el menos de la matemática,
los embudos volcánicos del mundo,
la cáscara irreal del cocodrilo, la bondad ignorada del bombero,
el atavismo azul del sacerdote,
pero no puedo descifrar un gato.
Mi razón resbaló en su indiferencia,
sus ojos tienen números de oro.

>Silencio.(Poema)

Publicado: 24 julio, 2009 en Poesía

>No pienses que es sueño,
todo lo que se nos arranca del alma.
Ni que caen las hojas del calendario,
por un divino motivo predeterminado.

Todo es soledad.
Todo es silencio.

No hay paz mas allá del cielo,
ni amistad después del momento.
El calor se diluye lentamente,
como un sentimiento etéreo.

Todo es soledad.
Todo es silencio.

Creo haber sentido odio,
no estoy seguro de haberlo hecho.
Creo que una vez me amaste,
y te arrepientes, eso creo.

Todo es soledad.
Todo es silencio.

Lo se, mis palabras son un misterio,
de esos que eclipsan el sueño.
Como un abrazo roto,
como un perro sin dueño.

Todo es soledad.
Todo es silencio.

Cada día contemplo por mi ventana distante,
Sol y jubilo,engaño y recuerdo.
Rostros contraídos por la ignorancia,
pues no saben que están solos y ya muertos.

Todo es soledad.
Todo es silencio.

Que torpes son mis expresiones,
para describir un sentimiento.
Entenderías mejor un grito desesperado,
la verdad carmesí, tiñendo mi pecho.

Todo es soledad.
Todo es silencio.

Nadie cree ya mi tristeza,
el llanto amargo consumió mi crédito.
Nadie sabe ya que existo,
ni siquiera me consideran un feo recuerdo.

Tu eres mi soledad,
ahora yo…,quedo en silencio.

John 24-7-09.